Neurociencia y coaching

Neurociencia y coaching son dos disciplinas que cualquier profesional del cambio debe conocer cada vez más para un buen desempeño de su profesión. Veamos el siguiente caso como ejemplo.

En un estudio publicado en Social Neuroscience (Visioning the brain: an FfMRI study of inspirational coaching and mentoring, Jack, Boxatzis, Khgwgia, Pasarelli y Leckie) se arrojan evidencias en la dirección de que los acercamientos positivos a los problemas obtienen mejores resultados. Los investigadores determinaron que, basándose en lo que le ocurre al cerebro, se puede afirmar que los enfoques positivos y dirigidos hacia el futuro facilitan que la gente sea capaz de ver un futuro mejor para sí mismos en dicha situación.

Se realizó un cuestionario a estudiantes universitarios de la Case Western Reserve University tras el cual se mantuvieron dos entrevistas personales a lo largo de un periodo de 5 días.

Una de las entrevistas se formuló en base a un estilo de coaching positivo en la que los estudiantes debían responder a preguntas del tipo, “Si todo saliera según lo previsto en tu vida, ¿dónde estarías de aquí a 10 años?” La otra entrevista empleaba preguntas con un estilo más factual del tipo, “¿Qué dificultades te has encontrado o esperas encontrar? ¿Cómo te va con tus estudios? ¿Haces todas tus lecturas y trabajos de clase?” Después se realizaron pruebas para medir su actividad cerebral.

Los investigadores encontraron que el coaching positivo activaba circuitos neuronales relevantes y los sistemas de reducción de estrés motivando a los sujetos a ver como más alcanzable el futuro que deseaban. También se evidenció un mayor nivel de motivación y de creatividad en este grupo.

Más allá de estos resultados, lo que ya resulta patente es que las investigaciones de la neurociencia pueden llevar a un conocimiento mucho más efectivo de la práctica del coaching, aportando información e instrumentos que van a servir para potenciar los resultados de las intervenciones en coaching. Neurociencia y coaching son ya dos disciplinas destinadas a “entenderse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *