Inteligencia emocional: el pegamento del equipo

Sabemos muy bien que la inteligencia emocional refuerza las habilidades directivas. También conocemos el impacto positivo que tiene en el bienestar de los miembros del equipo. Pues bien, imagina toda una empresa, y no solo un equipo, con una gran dosis de inteligencia emocional.

Inteligencia emocional en Google

En 2015 Google realizó un análisis para comprobar qué es lo que diferenciaba a los equipos con más éxito. Descubrieron que los equipos efectivos dentro de su compañía contestaban afirmativamente a estas cinco preguntas:

  • ¿Podemos arriesgarnos sin sentirnos avergonzados o inseguros si algo no va bien?
  • ¿Podemos contar los unos en los otros para sacar el trabajo con calidad y a tiempo?
  • ¿Sabemos con exactitud cuáles son las metas, los roles y los planes de acción dentro del equipo?
  • ¿Trabajamos al menos en una cosa que es importante a nivel personal para cada uno de nosotros?
  • ¿Creemos realmente que el trabajo que hacemos es importante?

La empatía como exponente de la inteligencia emocional

Los equipos con mejores resultados respondieron positivamente. Tenían además algo más en común: inteligencia emocional. Si comparamos las preguntas realizadas en el estudio de Google con las tres habilidades fundamentales de inteligencia emocional, vemos que tienen un denominador común: la empatía. La habilidad de comprender y gestionar las emociones de los demás para trabajar mejor juntos y comprender las motivaciones individuales.

Equipos con inteligencia emocional

Sí, todos sabemos que un líder emocionalmente inteligente puede tener un gran impacto. Sin embargo, un equipo con inteligencia emocional lo tiene aún más. Por lo tanto, más importante que tener líderes con inteligencia emocional, lo es que éstos sean capaces de transformar los espacios de trabajo en verdaderos motores de productividad y rentabilidad.

Inteligencia emocional como garantía de la mejora continua.

Si conseguimos aumentar el nivel de inteligencia emocional de nuestro equipo, se darán las condiciones para mejorar aún más la productividad. Estos entornos garantizan un feedback de calidad y constante en el tiempo que son la gasolina de la mejora continua.

Inteligencia emocional: el pegamento del equipo

por Jesús Rodríguez