MAPA DE VIDA COHESIÓN DE GRUPO
Subscribir
  • Generar confianza
  • Aumentar la comprensión entre los miembros del equipo.
  • Tamaño del grupo: 3 o más personas.
  • Cuándo: al inicio de la historia del grupo.
  • Duración: 30 - 40 minutos.
  • Material: Papel en blanco, bolígrafos y marcadores de colores.

 

  • Da una hoja en blanco a cada participante.
  • Ofrece bolígrafos, rotuladores y/o lápices de diferentes colores.
  • Pídeles que dibujen el "mapa de su vida", incluyendo los hechos, experiencias, lugares y personas más significativos implicados en su historia de vida.
  • Infórmales de que disponen de 10 minutos para hacerlo.
  • Al finalizar los 10 minutos, ves invitando a cada miembro a que lo comparta con sus compañeros.

Para ser efectiva esta actividad requiere de apertura personal y de voluntad para implicarse y sentirse vulnerable, por lo que el coach deberá alentar, hacer comentarios, animar y agradecer las aportaciones. Es fundamental que se cree una atmósfera segura y positiva.

Es muy importante que el coach genere y fomente un clima de confianza y seguridad, agradezca las intervenciones, y las valore por el hecho de compartirlo con el equipo.

 

ENTREVISTA SILENCIOSA COMUNICACIÓN NO VERBAL
Subscribir
  • Sensibilizar sobre el lenguaje no verbal.
  • Adquirir un mayor conocimiento de los miembros del equipo.
  • Tamaño: 6 - 20 personas.
  • Duración: 15 - 25 minutos.
  • Material: No necesita material.
  • Inicia un diálogo con los participantes sobre qué es la comunicación no verbal y qué aspectos abarca.
  • Haz a los participantes reflexionar sobre otros aspectos de la comunicación no verbal más allá de los elementos paralingüísticos: posición corporal, uso de la cabeza, las manos, contacto visual, etc...
  • Informa al grupo de que el siguiente ejercicio tiene que ver con estos aspectos no verbales de la comunicación y busca su permiso para que te dejen señalar y reflexionar sobre estos comportamientos no verbales que vayan surgiendo a lo largo del ejercicio.
  • Anima a los participantes a emparejarse con otro miembro del equipo que no conozcan demasiado bien. Si el equipo tiene una trayectoria larga y se conocen bien, anímales a que se emparejen con personas con las que menos contacto tengan en su día a día.
  • Una vez emparejados, pídeles que se den la mano cordialmente y que a partir de ese momento solo se comunicarán de forma no verbal.
    Infórmales que cada uno de ellos tendrá que comunicar, de modo no verbal, tres aspectos de sí mismo a su compañero o compañera y deben ser aspectos propios que no tengan que ver con su físico como su altura, si tienen o no gafas o la ropa.
  • Indícales que el interlocutor tiene que intentar corroborar si ha entendido bien el mensaje.
    Una vez concluido el tiempo, ya en el grupo general, pide a cada miembro que transmita los mensajes de su pareja al grupo.
  • Deja que cada compañero le aclare sus mensajes una vez expuestos.
    Inicia una reflexión sobre los siguientes temas: ¿Con qué precisión interpretaron los mensajes? ¿Cuánto de la comunicación del equipo es no verbal en su día a día? ¿Pueden mencionar algunos ejemplos? ¿Cómo podemos corroborar si hemos entendido un mensaje no verbal? Cuando nuestra comunicación no verbal esté emitiendo mensajes negativos al equipo que impactan sobre su rendimiento o clima... ¿querrían tener feedback al respecto? ¿De qué modo?

Un buen coach de equipos no se limita a escuchar los mensajes verbales, sino que también presta una atención especial a la comunicación no verbal. Cuanto más conocemos a la otra persona, más fácil nos resulta interpretar su lenguaje no verbal.

Debemos asegurarnos que estamos interpretando correctamente estos mensajes no verbales, lo que hacemos buscando corroboración en nuestro interlocutor sin asumir por adelantado que nuestras interpretaciones son buenas.