Diseño formativo de cursos blended

Empieza redactando los resultados de aprendizaje centrados en el alumno.

La formulación de los resultados de aprendizaje puede influir en el entorno formativo y el diseño de actividades de aprendizaje. También tiene impacto en cómo se conectan unas actividades con otras y en la evaluación (ya sea online o cara a cara). En las cursos blended, como en los presenciales, los resultados de aprendizaje deben quedar claramente definidos desde el principio.

Alinea los resultados de aprendizaje.

El diseño del curso debe alinear los resultados de aprendizaje con las actividades y la evaluación.

Programación y secuenciación de contenidos.

Crea una programación bien secuenciada. Debe informar con claridad cuándo y cómo los participantes van a ver los diferentes contenidos y actividades. En los cursos blended es esencial que los alumnos desarrollen sus habilidades de autoaprendizaje y de gestión del tiempo. Por eso es importante que tengan expectativas realistas y conozcan bien las actividades y las fechas.

Lo que hará el formador y lo que harán los alumnos.

Es importante tener claro qué es lo que hará el formador y qué los participantes. Los cursos blended son más efectivos cuando las actividades online y cara a cara resultan atrayentes, suponen un reto y se complementan entre sí.

Evitar crear un “curso y medio”.

No te limites a añadir actividades online a un curso cara a cara tradicional. Así solo conseguirás aumentar la carga de trabajo de los alumnos. Al convertir una formación tradicional en blended, deberás rediseñar todas y cada una de las actividades que has establecido.

Piensa en términos de interacciones.

Existen tres tipos de interacciones: estudiante-estudiante, estudiante-instructor y estudiante-contenido. Las tres son importantes y en las formaciones blended deberían utilizarse todas ellas de manera equilibrada. La variedad en las interacciones combinadas con un buen feedback a tiempo son muy eficaces para impulsar el aprendizaje tanto online como en el aula.

Técnicas de aprendizaje activo.

El aprendizaje activo es mucho más efectivo a la hora de comprender y retener conceptos nuevos. Existen estrategias instruccionales como el aula invertida (flipping the classroom) que han probado ser muy eficaces. Técnicas como las discusiones, los labs, los trabajos en equipos o las lecturas y actividades online tienen un impacto muy positivo en el aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño formativo de cursos blended

por Jesús Rodríguez