¿Cuánto cuesta tu felicidad?

Felicidad y dinero

Las investigaciones sí parecen indicar que el dinero puede mejorar drásticamente nuestra felicidad cuando no nos podemos permitir tener una casa en la que vivir o comida adecuada que llevarnos a la boca.

Felicidad: el dinero como condición necesaria pero no suficiente

Pero cuando nuestras necesidades básicas de supervivencia están cubiertas, el dinero va perdiendo su eficacia para hacernos feliz. Una persona que gana menos de 5,000 euros al año en España es menos feliz que otra que gana 40,000. Pero otra persona que gana, digamos, 40 millones no es proporcionalmente mucho más feliz que la que gana 40,000.

Maslow

Este dato es congruente, con la famosa Jerarquía de necesidades básicas que postuló Maslow. Esta jerarquía, empieza con las necesidades fisiológicas (comida, vivienda, respirar o dormir) y arriba del todo están las necesidades de seguridad, amor o la estima de los demás, por mencionar algunas.

Podemos ver que a medida que vamos subiendo niveles en la pirámide, menos es el poder del dinero para satisfacer las necesidades. Esta es la razón por la cual el dinero tiene una menor capacidad de proporcionarnos felicidad según vamos cubriendo necesidades hasta el punto en el que ya no podemos comprar más felicidad.

Podemos afirmar, por tanto, que el dinero ciertamente no da la felicidad, aunque, como muy bien dijo Josep Pla, no es un serio obstáculo.