COMO CONCENTRARTE: Cómo mejorar la concentración para no distraerse

¿Por qué necesitas concentrarte? ¿Por qué no puedes seguir como hasta ahora, picando un poco de aquí y de allá, leyendo un libro con la tele puesta y revisando de vez en cuando tus redes sociales en el móvil?

Esta hiperactividad, continuamente alternando entre diferentes actividades, excita tu cerebro que, en reacción, segrega dopamina. Lo que nos sumerge en un estado placentero, como de subidón. Es casi como estar en un casino con todas esas luces y ruidos viniendo de todas direcciones.

Pero… ¿cuál es el problema de la falta de concentración? Toda esta hiperestimulación termina por generar fatiga mental, lo que a su vez provoca que concentrarse en una tarea se vuelva más difícil cada vez. Por esta razón es muy importante ejercitar la habilidad de prestar atención a una sola tarea a la vez.

Mi primer consejo para ti es DEFINIR TU MISIÓN, definir tus metas. Sea cual sea tu meta para ese día en concreto, concéntrate en ella. Conocer tu misión es esencial porque cuando la tienes clara, es mucho más fácil decir “NO”. Empieza a decir NO a las cosas. La gente que ve mis vídeos, lee mi blog o ha leído mi libro no para de decirme: “Hey, Jesús, tienes que hacer un curso sobre esto o debes dar una charla sobre esto otro o ¿por qué no escribes un libro sobre el sexo de los ángeles?” Pero tengo clara mi misión y cuando se ponen delante todas estas alternativas, que pueden estar muy bien, me hago la siguiente pregunta: “¿Me ayudan en la misión que tengo ahora, en este momento?” Y cuando la respuesta es NO, eso es lo que hago: digo “NO”. Es un problema para quienes no saben decir no y están siempre enfrascados en cosas que les hacen perder el foco. Hay que adquirir el hábito de decir NO.

Mi segundo consejo es: hazte preguntas para centrar la atención de tu cerebro. Por ejemplo, antes de abrir el libro que estás leyendo o de seguir con el curso online que has empezado, pregúntate: “¿qué quiero aprender de este libro o en este curso?” Hazte preguntas para enfocar tu cerebro en la tarea. Esos son los dos consejos para concentrarte en una tarea: define tu misión y hazte preguntas sobre lo que vas a hacer.