5 formas de mejorar las sesiones de brain storming

Muchos conocemos y hemos participado en sesiones de brain storming. Estas sesiones no siempre garantizan buenos resultados debido a que con frecuencia se realizan de manera anárquica alargándose innecesariamente y perdiendo el foco.

Hacer que estas sesiones de brain storming duren menos y sean más productivas no es tan complicado como pudiera parecer. Veamos cinco sencillas pautas para mejorarlas.

Empieza con un “elevator pitch”

En los primeros momentos de una sesión de brain storming, el verdadero peligro es que podemos perdernos en los detalles. Insta a los participantes a crear un elevator pitch de la idea que quieren transmitir antes de bajar a los detalles. Lo importante es contar la idea y solo entrar a explicarla a fondo cuando sea necesario.

Utiliza una “cheat sheet”

Antes de la reunión, entrega a los participantes una “cheat sheet” con varias preguntas sobre el tema en cuestión o sobre una situación que sirva para contextualizar la situación. No todo el mundo piensa igual en caliente. Tener la posibilidad de pensar por anticipado puede aportar mucha riqueza a la sesión.

Guioniza los argumentos en la pizarra

Pon todas las contribuciones, y no solo las viables, en la pizarra. Cuando se produzcan situaciones de bloqueo en la generación de ideas, echar un vistazo a la pizarra para releer los puntos tratados puede sugerirnos nuevos enfoques o ideas.

Emplea otros puntos de vista

En algún momento de la sesión puedes invitar a otras personas ajenas al proyecto que puedan aportar otros puntos de vista.

Divide el brain storming en sesiones

Es una forma de dar tiempo al equipo a digerir la información. Además, las buenas ideas pueden llegar cuando menos se esperan. Si se programan varias sesiones de trabajo posteriores, mientras se pone en marcha las soluciones adoptadas, garantizaremos también el seguimiento y el desarrollo de futuras mejoras.

5 formas de mejorar las sesiones de brain storming

por Jesús Rodríguez