MOTIVACION, ESFUERZO Y ÉXITO – La motivación para lograr objetivos que necesitas


Según Anders Ericsson (Universidad Estatal de Florida), la motivación es la principal variable predictora del éxito. Ericsson estableció que la mayoría de los expertos en cualquier materia le dedicaban mucho tiempo de su vida a consolidar dicho conocimiento. Fue Anders quien acuñó la frase “It takes 10 years and 10,000 hours to become an expert” (lleva 10 años y 10,000 horas convertirse en un experto).

Otros estudios también han arrojado resultados que indican que cuanto más larga es una carrera universitaria, menos importancia tienen las habilidades innatas como el coeficiente intelectual para alcanzar el éxito y más relevancia adquiere el nivel de motivación.

En definitiva, la gente con más éxito es aquella que le dedica más tiempo al tema en el que triunfa. La relación entre motivación y éxito es tan robusta porque a más motivación más tiempo de preparación y a más tiempo de preparación mejor desempeño y mejores resultados.

La motivación para lograr objetivos

Este concepto de motivación es aplicable a la hora de realizar cambios en tu vida. El cambio es tan difícil porque nuestro comportamiento actual se sustenta en hábitos de vida que se han ido consolidando a lo largo de mucho tiempo. Tu habilidad para establecer y mantener un grado de motivación elevado será lo que determine tu nivel de éxito para conseguir cambios significativos en tu vida.

Lo que marcará la diferencia será tu nivel de esfuerzo para conseguir el cambio. El problema reside en que para la mayoría de la gente que manifiesta que desea cambiar, hay una desconexión entre el esfuerzo que le dedican y los objetivos que se marcan. Dicen que quieren cambiar, pero su nivel de esfuerzo no acompaña a lo que dicen. Este fenómeno es muy humano pues es mucho más fácil decir lo que deseo hacer que hacerlo.

Equilibrio entre nivel de dificultad de objetivos y esfuerzo requerido

La solución a esta paradoja es, en en fondo, muy sencilla. Puedes reducir tus objetivos para que estén acordes a tu nivel de esfuerzo o puedes aumentar tu nivel de esfuerzo para tener opciones de conseguir tus objetivos. Ambas soluciones son buenas. Depende de lo que realmente quieras hacer, pero en ambos casos debe existir una relación directa entre tu nivel de esfuerzo y tus objetivos.

Queda patente, por tanto, la importancia que tiene la motivación para conseguir cambios en la vida. Pero, ¿de qué depende nuestra motivación? Para Jim Taylor, doctor en psicología de la Universidad de San Francisco, la motivación depende de Las tres Ds: dirección, decisión y dedicación.

Antes de empezar un proceso de cambio, primero debes pensar bien las diferentes direcciones que puedes tomar en tu vida. Podemos hablar, básicamente, de tres opciones: seguir como estás, realizar un cambio drástico o realizar un cambio más lento y a largo plazo.

Debes decidir, entonces, cuál de ellas vas a tomar. Esta decisión condicionará cuál va a ser tu objetivo final y qué nivel de esfuerzo va a requerir.

Una vez hayas decidido, debes dedicarte a hacerlo. Si has decidido por el cambio, ya sea rápido y drástico o más lento y progresivo, se debe convertir en una prioridad vital para ti. Recuerda que tus opciones de éxito van a ser directamente proporcionales al nivel de esfuerzo que le dediques.


¿Quieres ver más vídeos como este?

Además de los post de vídeo de este sitio, puedes visitar nuestro canal de YouTube.
 canal youtube de coaching y training

 

Jesús Rodríguez

Coach, psicólogo clínico, especialista en formación empresarial. Actualmente compagina su actividad de coach personal y ejecutivo con actividades de formación empresarial y de divulgación sobre coaching, desarrollo personal y emprendimiento para coaches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *