Coaching tips para managers

Según un estudio conducido por Bersin & Associates, los managers que realizan un coaching efectivo de forma habitual mejoran sus resultados de negocio un 21 por ciento más que los que nunca lo hacen. Estos resultados apoyan algo que ya sabemos muchos de nosotros por nuestra propia experiencia profesional: el rol de coach con nuestros colaboradores funciona.

¿Qué diferencia el rol del coach del rol del manager tradicional?

A continuación te describo las pautas más importantes.

Preguntar en vez de ordenar

Es más eficaz realizar las preguntas adecuadas que indicar al colaborador qué es lo que tiene que hacer. Esto fomenta que sea el propio colaborador el que cree sus propias soluciones. Cuando se habitúa a pensar en las posibles soluciones, estamos fomentando su autonomía. Además, al llegar ellos a la solución evitamos que la reunión se convierta en una situación en la que tenemos que “venderles” nuestra idea.

Enforcarse en el colaborador y no en la tarea

No se trata de hacer bien la tarea, se trata de desarrollar a nuestro colaborador para que pueda afrontar con éxito situaciones similares en el futuro. No se trata de “arreglar” o “reconducir” al colaborador, sino de su desarrollo y de transformarlo en un proceso de aprendizaje continuo.

Crear una estructura de tareas y objetivos claros y alcanzables

Esta estructura ayuda al colaborador a estar centrado en dichas tareas y objetivos que percibe como alcanzables.

Coaching bajo demanda

Las situaciones de coaching deben producirse siempre que hay necesidad, ya sea por desviaciones en resultados, mejora de procesos de trabajo o como aprendizaje en el puesto que potencie las formaciones recibidas online o en un aula.

¿Cómo actuar como un coach?

  • Realiza preguntas que favorezcan el proceso.
  • Habla con el colaborador en su sitio, no en el tuyo.
  • Guía la conversación mediante las preguntas, no mediante directrices, hacia un acuerdo mutuo acerca de las prioridades.
  • Asegúrate de que tu feedback llega a tu colaborador y que lo comprende. La mejor forma de hacerlo: una vez más mediante preguntas.
  • Haz tu parte. En muchas ocasiones, desarrollar a tus colaborares implica compromisos de acciones a realizar por ambas partes. Haz la tuya.

¿Cómo conducir conversaciones efectivas?

Las conversaciones efectivas son un diálogo que se produce cuando preguntas y no cuando se trata de un monólogo. Las preguntas más efectivas son abiertas, centradas en comportamientos y resultados objetivos y no evaluativas. Esto último lo conseguimos evitando los “por qués”. Veamos algunos ejemplos:

  • ¿En qué situación está ese asunto?
  • ¿Qué necesitas o cómo puedo ayudarte con eso?
  • ¿Puedes contarme qué ocurrió en ese tema?
  • Me gustaría que me contarás cómo has llegado a esa conclusión.
  • ¿Puedes darme más detalles?
  • ¿Qué otras opciones tenemos si vuelve a pasar?
  • ¿Cómo te sientes en esta situación?

Con este estilo de liderazgo conseguirás desarrollar a tus colaboradores, estimulando la autonomía en su trabajo y, muy probablemente, mejorando los resultados de tu equipo.


Jesús Rodríguez

Coach, psicólogo clínico, especialista en formación empresarial. Actualmente compagina su actividad de coach personal y ejecutivo con actividades de formación empresarial y de divulgación sobre coaching, desarrollo personal y emprendimiento para coaches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *